La izquierda michoacana y los vacíos ideológicos

Jerjes Aguirre Avellaneda

El concepto de izquierda posee inevitablemente un contenido ideológico en tanto está referido a la comprensión de la realidad social y política, a partir de la posición que se tenga en la estructura de organización de la sociedad. La realidad es percibida y procesada de una manera por los trabajadores rurales y urbanos y de otra, normalmente contrapuestas, por los dueños del capital en la industria, el comercio y los servicios. La realidad en la que vive cada individuo o grupo grande o pequeño, termina por convertirse en la causa determinante de su conciencia. Eso es lo que tendría que entenderse por ideología.

La izquierda plantea la concepción de identidad y de capacidad para fijar rumbo al desarrollo de la sociedad, son lo que facilita el predominio de las individualidades sobre la organización, el desorden y la frustración colectiva. La pobreza ideológica de la izquierda michoacana es innegable, como oposición y como gobierno, sin ofrecer posibilidades para distinguir en la palabra y en los hechos, cuales son las izquierdas y cuales las derechas.

La izquierda michoacana es un ejemplo del poder condicionado, que es aquel al que acostumbran los poderes fácticos, cambiando las creencias, para hacer aparecer como natural y apropiado, la sumisión a esas voluntades sin que esta sumisión se reconozca. Si en general el poder consiste en imponer a los otros la voluntad propia, el poder condicionado implica que esa imposición y esa subordinación, son entendidas como evidencia del ejercicio de una libertad aplicable sólo a la obediencia.

En otros aspectos, en Michoacán los caminos disponibles para las mayorías se perciben cerrados. Las infraestructuras para distintos fines son insuficientes, la reforma agraria del desarrollo moral, fueron declarados como fracasos, la industrialización pudo configurarse en términos de “enclaves económicos”, la urbanización trasladó la pobreza del campo a la ciudad, las inversiones son mínimas, lo indígena se adapta a los gustos de los turistas extranjeros, el trabajo con las ideas se ha vuelto una mercancía más y la democracia, los partidos, los políticos, los que eligen los ciudadanos, cualquiera que sea su representación ejecutiva y legislativa, a pesar de las alternancias, se encuentran en los niveles más bajos de confianza y credibilidad.

En Michoacán, Cuáles ideas fueron ofrecidas a la sociedad para promover una historia diferente; la alternancia obligaba al replanteamiento de la teoría y la búsqueda de opciones. En el lenguaje oficial prácticamente fueron borrados los conceptos relacionados con los grandes ideales, revolución, ejido, comunidad, cooperativismo, sindicalismo y luchas obreras, educación para el desarrollo nacional, ciencia y tecnología para la independencia, arte y cultura para fortalecer la identidad y el orgullo, la organización contra la dispersión de los trabajadores del campo y la ciudad, entre otras muchas referencias.

La izquierda careció de ideas que sirvieran de guía y sustento a la actividad de la sociedad no pudo avanzarsé en la formulación de un proyecto que mirando al futuro desde Michoacán, fuera útil para la nación.  ¿A quienes han servido los vacíos ideológicos de la izquierda Michoacana? Para comenzar tiene que entenderse que es imperativo, sustituir la simulación por la autenticidad.

Deja un comentario