Luis Manuel Rodríguez García nos comparte este poema HUELLAS EN EL POLVO

Luis Manuel Rodríguez García nos comparte este poema

HUELLAS EN EL POLVO

Parte (2)

Poeta Sahuayense Luis Girarte Martinez

Nunca estaré más solo que contigo

porque no eres capaz de devolver la mirada.

Segadora insensible.

 

Ladrona de la vida

Nodriza embriagadora.

Tabernera

Cántame.

Grítame.

Háblame…

 

Quiero sentir tu voz

colgándose al oído,

dictándome el presagio de una ausencia sin límites,

oficiándome

el salmo del amor y la locura,

rezándome el breviario de los sueños,

pregonándome la letanía de las desventuras

con que pretendes engañarme el alma

 

Porque yo estoy aquí

sin el miedo a tus ojos,

sin temor a tus cantos,

sin el pavor a tus hechizos.

Mira cómo me lloran por las manos

las lágrimas del polvo.

 

Toca cómo mis huesos

se encienden con el alba.

Acércate a mi piel que todavía

es capaz de quemarse

con la chispa del tacto y la caricia.

 

Ven.

Sigue mis pasos.

Confúndete en mi sombra.

Vámonos juntos a fundar caminos,

a bebernos la bruma y la fatiga

a tragos de maguey y de vinagre,

a trazar diagonales de sol en la laguna

con el pecho del hambre que llevan las canoas.

 

Alcemos cruces altas

como árboles secos

donde los tordos finquen

los muros de sus nidos

y arranquemos, del fondo de la tierra,

la sublime adicción por esta vida.

 

Ven. Sigue mi sombra. Confúndete en mi cuerpo.

Vamos a andar los pueblos de los homicidas,

los países del odio y la violencia,

las patrias de los niños sin infancia,

la nación de la sed y la pobreza.

 

Ven.

Para que estemos solos los dos

sin atrevernos

a devolver la mirada,

sin gritarnos la furia de este mundo sin lástimas

sin decirnos las cosas que nos duelen

si de la piel sangramos

las lágrimas del polvo.

Deja un comentario