Primo Tapia vive en la lucha por la tierra comunal y ejidal

Pensamiento y acción de los P’urepechas

Por: Pável Uliánov Guzmán

El 27 de abril se conmemora el aniversario luctuoso de Primo Tapia de la Cruz, líder p´urhépecha y agrarista de Michoacán, ocasión idónea para recordar sucintamente su historia, así como la lucha por la tierra ejidal y comunal.

Durante la década de los años 20`s del siglo pasado, las comunidades indígenas de Naranja, Tiríndaro y Tarejero, encabezados por Primo Tapia, lograron la expropiación de la hacienda de Cantabria, propiedad de latifundistas extranjeros, constituyéndose como un ejemplo de dignidad y lucha del pueblo p’urhépecha.

Primo Tapia, líder p’urhépecha multifacético, seminarista expulsado, jornalero de hacienda, bracero en Estados Unidos, anarquista, magonista, gran organizador, delegado de los pueblos de Naranja, Tiríndaro y Tarejero, integrante del Partido Comunista Mexicano como Secretario de Propaganda, impulsor del movimiento agrario y sindical en México, primer Secretario General  de la Liga de Comunidades y Sindicatos Agraristas de Michoacán, activista de la organización de Trabajadores Industriales del Mundo y uno de los líderes más populares del movimiento campesino e indígena.

Primo Tapia nació el 9 de junio de 1885, en una familia que hablaba el idioma castellano y el p’urhépecha, sus padres fueron Esteban Tapia y María del Rosario de la Cruz.  En el año de 1900 ingresó al Seminario de Erongarícuaro, sin embargo, en 1903 fue expulsado por su rebeldía ante la disciplina estricta del plantel, causa por la cual ingresó a trabajar como jornalero en la hacienda de Cantabria, latifundio que conocería desde sus entrañas para posteriormente combatirlo hasta lograr su desintegración.

De 1907 a 1919 trabajó como obrero en Estados Unidos de América, país donde se afilió al sindicato Industrial Workers of the World y donde conoció y estudio con los hermanos Flores Magón, aprendiendo teóricamente la ideología anarquista, las formas de organización y las experiencias del movimiento comunista internacional, mientras que paralelamente, en la práctica participaba en huelgas, manifestaciones, mítines y acciones del movimiento obrero norteamericano.

Esta vocación anarquista y socialista lo acompañó durante toda su vida y mantiene al menos tres vertientes. La primera es el anarquismo de los hermanos Flores Magón, con quienes vivió en Los Ángeles en California, estudiando con ellos en círculos de estudio obras de Bakunin, Kropotkin y de los propios hermanos Magón, se le ubica trabajando en el Partido Liberal Mexicano entre los años de 1910 y 1911.

El segundo afluente lo tomó a partir de 1912, cuando se afilia como militante del sindicato International Workers of the World (Trabajadores Internacionales del Mundo), donde se especializa en trabajo político mediante la organización de huelgas y sindicatos, así como en la negociación obrero-patronal, en esa etapa se fortalece también su sentido internacionalista, mismo que de igual forma lo acompañará a lo largo de su vida.

Su tercer pilar ideológico se refuerza a partir de su integración al Partido Comunista Mexicano en 1921, fortificándose su identidad comunista y revolucionario.

Otro reflejo del pensamiento anarquista y socialista de Primo Tapia, es la forma en que organiza a las comunidades p’urhépecha para lograr sus objetivos, trabajando mediante Comités de Mejorías Materiales, Ligas Femeniles, Sindicato de Comunidades Agrarias, Liga de Comunidades Agrarias y Cooperativas, de igual forma, otra refracción de su pensamiento, son los conceptos y términos que utiliza en sus comunicados, tales como, acción directa, lucha de clases, proletarios y burguesía, así como en la fecha que utilizaba para la publicación o realización de actos públicos, el 7 de noviembre (aniversario de la Revolución Rusa).

En general, se observa que el pensamiento ideológico de Primo Tapia, se mantuvo siempre bajo las ideas socialistas, siendo éstas su tesis, sin embargo, su antítesis fue el pensamiento “tradicional” de los pueblos originarios, surgiendo de esta contradicción, la síntesis del Agrarismo Comunitario Reivindicativo, expresado en la lucha por la tierra ejidal y comunal, el trabajo comunitario y las cooperativas indígenas.

Primo Tapia regreso a su comunidad de Naranja a finales de 1920, a la edad de 35 años y en menos de 6 años organizó a las comunidades y logró la hazaña colectiva del reparto agrario, para lo anterior, fue crucial organizar un equipo de trabajo que mantuvo entre sus primeros miembros a amigos y familiares cercanos, tales como Nicolás Maya y sus primos José Moreno, Tomas Cruz y Pedro López , con quienes trabajó la organización sindical durante su estancia en los Estado Unidos, a su regreso, su equipo se fortaleció con la integración de notables agraristas y revolucionarios que habían luchado desde una década antes, como Eluterio Serrato, Gabino León y Salvador Espinoza de Naranja, Severo y Félix Espinoza de Tirindaro y Juan Crisóstomo de la Cruz de Tarejero.

A continuación, su siguiente tarea fue consolidar la unidad interna de Naranja, lo cual logró por medio de la unión de las familias Gochi y de la Cruz. Subsiguientemente se dio a la tarea de lograr la unidad regional, fundando para ello un Sindicato de Comunidades Agrarias donde quedaron integradas las comunidades P’urhépecha de Naranja, Tarejero y Tiríndaro.

Finalmente cabe señalar que logró vincular siempre la lucha ejidal y comunal, con las luchas nacionales e incluso internacionales.

Los esfuerzos de la Liga y de Primo Tapia en la búsqueda de la tierra comunal, tuvieron éxito en marzo de 1924, escribe Primo Tapia en una carta a Martínez Mujica, “fueron impuestos en posición definitiva de los ejidos de los pueblos de Naranja, Tiríndaro y Tarejero, las siguientes cantidades de tierra: para Tiríndaro, 798 de ciénega, tomado de las haciendas de El Cotijo y de Cantabria, para Naranja, 716 de Buenavista y Cantabria, todas estas cantidades en hectáreas, nuestros ejidos casi alcanzan a copar Cantabria, somos señores de terrenos. Por lo que va a este punto, está cumplida mi ambición, nada pido al mundo”.

Primo logró sus objetivos por varios factores, en primer lugar se dedicó a consolidar la unidad interna de Naranja, posteriormente nucleó alrededor suyo a un grupo de agraristas y revolucionarios que habían luchado desde una década antes creando un sólido equipo de trabajo, en adelante buscó la unidad regional, enarbolando la lucha por la tierra agrupando a las comunidades cercanas y fundando para ello un sindicato de comunidades agrarias. En otro frente, organizó a las mujeres indígenas mediante Ligas Femeniles, explicando la importancia toral de las mujeres en la lucha y creando cooperativas para su manutención económica. Finalmente combinó las luchas regionales con las luchas nacionales, teniendo siempre como eje la lucha por la tierra.

El 26 de abril de 1926, Primo Tapia fue aprehendido por órdenes directas del presidente Plutarco Elías Calles y al día siguiente asesinado por el Ejército Mexicano, fue detenido, torturado y asesinado debido a la lucha social, agrarista e indígena que representaba, su ejemplo, es un referente histórico de la larga resistencia de los pueblos p’urhépecha.

En el aniversario luctuoso de Primo Tapia, queda como lección histórica, su digno ejemplo de lucha, esto a través de distintos frentes, por medio de la organización de los pueblos (comités, ligas, sindicatos y cooperativas), a través de la denuncia permanente contra la injustica y la explotación, en la lucha de las comunidades para el reparto de tierras, mediante el trabajo comunal para la construcción de obras comunitarias (manantial, escuela, carretera, canales y diques), luchando por la socialización del ejido, y cuando fue necesario, la defensa armada comunal en contra de las guardias blancas.

En el devenir histórico, las enseñanzas que nos brinda la lucha de Primo Tapia son que primero es la lucha por la tierra y el territorio, la vigencia de los combates por la restitución de tierras y en contra de la explotación rapaz, la conjugación de diferentes formas de lucha legales y clandestinas, la organización permanente y total y la persistente búsqueda de la unidad de acción.

 

 

Fuentes:

La Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos del Estado de Michoacán 1919-1939 / Embriz Arnulfo.

Primo Tapia: semblanza de un revolucionario / Martínez Apolinar

Primo Tapia de la Cruz: un hijo del pueblo / Castellanos Alicia.

Revuelta agraria en una aldea mexicana / Paul Friedrich.

 

Redes Pavel Ulíánov Guzmán:

* Email: pavel-ulianov@hotmail.com

* Twitter: https://twitter.com/PavelUlianov

* TikTok: https://vm.tiktok.com/ZMd9vxfhT/

* Facebook: www.facebook.com/PavelUlianov

* YouTube: https://www.youtube.com/c/PávelUliánovGuzmán

* Instagram: https://www.instagram.com/pavel_ulianov_guzman/

* SoundCloud: https://soundcloud.app.goo.gl/bR7uT

Deja un comentario