UN BOSQUE DE SEÑALES DE ALERTA

José Juan Marín

El secretario general de la ONU, António Guterres dio un discurso el mes pasado, que debió hacer reaccionar de inmediato a los líderes del mundo entero, y pasó prácticamente desapercibido.

Por lo que dijo António Guterres, y por la ausencia de reacción, nos damos cuenta de que ya casi nadie escucha a nadie y casi nadie lee a nadie.

Durante su discurso de apertura de la reunión de la Asamblea General, Guterres se aseguró de enfatizar que aún hay esperanza.

Aquí algunos señalamientos:

“ Navegamos aguas turbulentas. Se avecina un invierno de descontento a escala mundial».

Pero sus palabras reflejaron un mundo tenso y preocupado. Mencionó la guerra en Ucrania y el aumento de conflictos en todo el planeta, la emergencia climática, la grave situación financiera de los países en vías de desarrollo y los contratiempos en los objetivos de Naciones Unidas para 2030, incluyendo poner fin a la pobreza extrema y brindar educación de calidad a todos los niños.

También advirtió sobre lo que describió como un “bosque de señales de alerta” en torno a las nuevas tecnologías, a pesar de prometer avances para curar enfermedades y conectar a las personas.

Guterres señaló que las plataformas de redes sociales se basan en un modelo que “monetiza la indignación, la ira y la negatividad” y compra y vende datos para “influenciar nuestro comportamiento”.

Aseguró que la inteligencia artificial” está poniendo en riesgo la integridad de los sistemas informáticos, los medios de comunicación y la democracia misma”.

El mundo carece siquiera de un esbozo de “arquitectura global” para lidiar con las consecuencias de las nuevas tecnologías debido a las “tensiones geopolíticas”, añadió Guterres.

Guterres se aseguró de iniciar con una señal de esperanza. Mostró una foto del primer buque fletado por Naciones Unidas que lleva granos de Ucrania — parte de un acuerdo entre Ucrania y Rusia negociado por la ONU y Turquía — al Cuerno de África, donde millones de personas están al borde de la hambruna. Aseguró que es un ejemplo de promesa y esperanza “en un mundo repleto de agitación”.

Destacó que la cooperación y el diálogo son el único camino para mantener la paz global, dos de los principios fundamentales de la ONU desde su fundación tras la Segunda Guerra Mundial. Y advirtió que “ninguna potencia o grupo puede tomar las decisiones por su cuenta”.

“El año pasado nos deparó la peor ola de calor en Europa desde la Edad Media. Mega sequía en China y en Estados Unidos. La hambruna se cierne sobre el Cuerno de África. Un millón de especies en peligro de extinción”.

Los veranos más tórridos de hoy pueden ser los más helados el día de mañana.

Perturbaciones climáticas que acontecen una vez en la vida se pueden convertir pronto en fenómenos que suceden una vez al año”.

Recordó que ninguna región está indemne y sostuvo que lo sucedido hasta ahora no es nada comparado con lo que vendrá.

En mi modesta opinión desde aquí, desde lo local, comento nuevamente si queremos que haya vida sobre la tierra, tendremos que evitar el deterioro ecológico con medidas verdaderamente urgentes:

Primero: Una política integral y universal para el control de desechos sólidos y líquidos, reduciría la contaminación del suelo y el aire.

Segundo: Una política que evite y penalice con severidad la tala de árboles, y además despliegue programas intensivos de reforestación, podría amortiguar las crisis del agua y devolvernos el equilibrio ambiental que hemos perdido.

Tercero: Poner un acento especial en limitar la producción de plásticos en la gran industria, ayudaría a detener la contaminación y a permitirnos respirar aire puro.

Cuarto: Estatuir la sana práctica de la cultura del reciclaje y la reutilización de plásticos y otros materiales contaminantes, podría contribuir a detener el cambio climático global.

Nos toca a nosotros buscar soluciones comunes a los problemas comunes, sobre la base de la buena voluntad, la confianza y los derechos compartidos por todos los seres humanos.

Espero que trabajemos como una unidad, como una coalición del mundo.

Deja un comentario