EL COSTO DE LA AGRICULTURA EN MICHOACÁN

Bióloga. María Guadalupe Zaragoza Ortiz.

Panorama Ambiental A.C.

 

La agricultura constituye una actividad primaria de vital importancia a nivel mundial para la producción de alimentos. Se define como “el arte de cultivar la tierra” y en sí representa el núcleo de la sociedad misma, ya que el hombre no fue sedentario sino hasta que tuvo un control y planificación sobre su alimentación. A raíz de ello se formaron acuerdos de cooperación laboral y económica que han resultado en el sistema económico actual.

 

A través de la historia de la humanidad, se han desarrollado diversas prácticas y productos para facilitar y mejorar las prácticas agrícolas, sin embargo, aunque los beneficios sociales y económicos son marcados, han ido de la mano con diversos impactos ambientales. En general, dicha actividad ha provocado el cambio de uso de suelo, la contaminación de los mantos freáticos, deforestación, la desaparición de especies de flora y fauna, así como una fuerte persistencia de sustancias tóxicas no biodegradables, resultado de la aplicación indiscriminada de plaguicidas y fertilizantes.

 

México ha sido considerado una de las zonas más importantes para la domesticación de plantas para su aprovechamiento desde hace 10, 000 años, y el Estado de Michoacán,se ha caracterizado por la importancia a nivel nacional de sus cultivos, gracias a que la entidad cuenta con cinco provincias fisiográficas, cuyas características las vuelven aptas para el cultivo de una gran diversidad de vegetales y frutales.

 

Actualmente los monocultivos son la orientación productiva de cultivos dominantes, que se especializa en una sola especie. No obstante, representan una de las formas más importantes de la pérdida de biodiversidad no solo de flora, sino también de fauna al reducir la estabilidad ecológica de los hábitats naturales de los animales. Además, la implementación de dicho método resulta en la aplicación constante de plaguicidas que genera el desarrollo de resistencia de las plagas, lo que eventualmente causará la creación de plaguicidas más agresivos que probablemente no sean amigables con el ambiente.

 

En 2005 el 29.99% del territorio estatal se encontraba ocupado por cultivos agrícolas como el maíz, berries y aguacate; actualmente esta cifra ha aumentado, siendo el cultivo de aguacate uno de los que exponencialmente ha ido en crecimiento. La superficie que ocupaba la producción de aguacate de 1980 al 2009 aumentó a 80 mil hectáreas, legales o ilegales, utilizadas para dicho monocultivo, que se traduce en el uso excesivo de agroquímicos con las afectaciones correspondientes.

 

Al año para el cultivo de aguacate se utilizan 900 mil ton de fungicidas, 20 mil ton de fertilizantes y 450 mil litros de insecticidas, cuyos lixiviados contaminan los mantos acuíferos, además de que ha habido un continuo desvío de las corrientes naturales de las cuencas del estado de Michoacán, ocasionando graves problemas en el balance hidrológico de los lagos de Cuitzeo, Zirahuén y Pátzcuaro.

 

Los intereses políticos y económicos en México y en Michoacán, se orientan a la producción de unas pocas especies, disminuyendo la diversificación de cultivos e incentivando prácticas no sustentables, como el sistema roza-tumba-quema que ha fragmentado diversas comunidades vegetales, entre ellas, la selva baja caducifolia dominante en la subzona costa Nahua-infiernillo y el bosque templado de la subzona de la Meseta Purépecha.

 

El costo ambiental de la agricultura en el Estado de Michoacán es alto, los impactos apenas los comenzamos a comprender ahora que nuestros lagos se encuentran secos, aumenta la quema de cerros y parcelas, la calidad del aire disminuye y vivimos eventos climáticos que no se habían visto anteriormente. Sin embargo, continuamos practicando esta agricultura intensiva en nuestro territorio por lo que ¿qué es lo que necesitamos para darnos cuenta que esta práctica debe de orientarse a objetivos sustentables?

 

Los seres humanos parece que no comprendemos, o más bien no queremos darnos cuenta de los propios daños que nos causamos. Hasta que se nos vienen las consecuencias, y parece que está en peligro nuestra supervivencia, y esperemos que no sea ya demasido tarde para resolver estos problemas.

 

 

Deja un comentario