ESPIRAL

Por: Prometeo

  • Para qué la marcha del Presidente Andrés Manuel
  • El Partido Naranja y sus batallas
  • Será Rector o Rectora en la Universidad Michoacana

 

El Marchometro se activó. La concentración multitudinaria que se espera realice el Presidente Obrador el 27 de noviembre próximo en la ciudad de México es una demostración de quien tiene el poder actualmente, y los partidos opositores lo saben, porque han utilizado siempre esta estrategia cuando se requiere. Primero los cocorean y como dice el dicho popular el que se lleva se aguanta.

 

El otro aspecto es calibrar quienes están con el Presidente y que tanto se puede esperar de la movilización ciudadana. El pretexto es el Cuarto Informe de Gobierno en que las corcholatas presidenciales tienen el gran reto de movilizar a quienes desde la ciudadanía los apoyan, sobre todo la titular de la ciudad de México y corcholata consentida, tienen el gran reto de sobrepasar por lo menos el número de participantes que movió la coalición, así como los gobernadores tendrán que movilizar sus invitados a este apoyo a la 4T de AMLO en su informe presidencial.

 

Lo que actualmente se encuentra en disputa política en México es la lucha entre dos proyectos de gobierno, el regreso al neoliberalismo con los empresarios y dueños del capital nacional, y sus aliados de las grandes empresas trasnacionales que desde el gobierno de Miguel de la Madrid se apropiaron del país, y mediante la privatización se han beneficiado no solo de la riqueza nacional con los recursos energéticos, sino de las perspectivas que en educación y salud se generan al prácticamente buscar desaparecer los servicios públicos.

 

La 4T les arrebato el poder económico y político del país, bajo una circunstancia en que la alternancia y la necesidad del cambio no se dio al ceder el PRI el poder al PAN. El nacionalismo revolucionario del viejo PRI, retoma sus banderas en Morena, al que se le unen una clase política que busca su beneficio y el poder, pero no hacer un cambio real en la cultura política de la sociedad. Andrés Manuel con el apoyo popular inicia una Cuarta Revolución pacífica, la revolución cultural porque no se trata de una propuesta socialista o comunista, que no es posible en este país.

 

El tener una oposición real a los partidos que unificó el neoliberalismo, la sociedad obtuvo la información de cómo y quienes gobernaban este país, lo que se sospechaba se mostró tal cual. Las relaciones que se tejieron y los compromisos que han impedido el desarrollo de México. La 4T no ha sido ni siquiera comprendida por los militantes de Morena, que aún no se constituye como un partido político real con la estructura, operación e ideología de un partido moderno de avanzada. Sus métodos y práctica política no le diferencian hoy al de sus opositores.

 

Con todo y los errores cometidos por el Presidente Obrador como la de haber eliminado programas que realmente beneficiaban a la sociedad y descuidar el campo mexicano, ya nada será igual, aún si gana la Alianza. La oposición de los contrarios nos mantendrá informados sobre la deshonestidad y las políticas contrarias al bienestar nacional. No se trata desde luego de acabar con los empresarios y la iniciativa privada, sino de que sus actividades sean licitas, que obtengan sus utilidades de manera honesta, y que crezcan y se beneficien de la tranquilidad y paz que debe tener este país.

 

Ante el descredito de los partidos políticos que representan hoy esos intereses, las grandes empresas del capital organizadas en sus Cámaras como la de Coparmex se encuentran sin el partido y candidato que les permita ganar y recuperar nuevamente el poder y su estatus, y solo cuentan con otros instrumentos como el de los grandes recursos financieros, los periódicos, la radio y televisión, para operar las campañas de desprestigio que sistemáticamente han operado en contra de sus opositores, a través de medias verdades y muchas mentiras, que confunden a la sociedad.

 

Las concentraciones multitudinarias que se dieron en distintas ciudades del país en contra de la Reforma Electoral, muestran el interés de los partidos de la Alianza Va por México de intentar recuperar su presencia ante la ciudadanía nacional, pero de manera muy clara coloca a los dueños del capital en México, en la defensa del neoliberalismo y sus intereses, bajo esa vieja creencia de que ellos con sus intelectuales y comunicadores son la voz y expresión de la ciudadanía.

 

Claudio X González y Gustavo de Hoyos de la Coparmex, entre otros, son los que públicamente dirigen la lucha contra la 4T para que se restablezca el neoliberalismo. Pusieron en operación el marchómetro, con la movilización de los que se sienten de una manera u otra afectados por las nuevas políticas que ha impuesto la 4T, manejan la agenda opositora e hicieron ver cómo sus servidores, los partidos políticos de la Alianza, tienen ya muy poco que ofrecer, por la incapacidad de conectarse con la ciudadanía, salvo las tradicionales formas de movilizar intereses que reciben a cambio canonjías en lo político o en lo económico.

 

La ciudadanía gana con este proceso de cambio, que se ha iniciado fuerte en nuestro país. Los contrarios permiten que surja la síntesis de estos opuestos, y así se asuma de manera más humana, y con fuertes bases que caminan hacia la honestidad primero consigo mismo y hacia el beneficio de las mayorías. El cambio y sus posibilidades es la oferta frente a los que quieren vivir en el ´pasado.

 

El partido político Movimiento Ciudadano, que es simplemente conocido como el partido naranja, se encuentra en este momento tratando de encontrarle la cuadratura al círculo, ya que tiene que tomar una decisión que, sin duda, habrán de definir su vida a futuro durante muchos años.

 

La situación es si cuenta con el respaldo de grupos económicos poderosos que lo fortalezcan para ir solo, en caso necesario, al proceso electoral del 2024, o bien si finalmente se integrará a la Alianza Va por México y respalda la propuesta del PAN, que es quien finalmente tendrá que decidir sobre el candidato y las formas de seleccionarlo para que sea el que represente a esta alianza para la contienda electoral presidencial. La visita reciente de Dante Delgado para presentar la integración de Carlos Herrera Tello al partido naranja, así como la propuesta que teje Movimiento Ciudadano para ser el nuevo partido que responda a los intereses ciudadanos, al parecer no fue bien vista por los cerca de 20 invitados especiales a esta reunión en que se pretendía lograr su apoyo.

 

Los ricos de Michoacán no ven con buenos ojos a Movimiento Ciudadano para que con Carlos Herrera Tello se sustenten las bases de lo que pretende ser el partido naranja, como un auténtico partido comprometido con la ciudadanía. El capital michoacano no busca un partido que reestablezca la relación con la sociedad en un proyecto que trasciende el 2024, sino un partido y candidato que simplemente gane y le arrebate el poder a la 4T ahora en el 2024, una lectura que le mandan los empresarios de Michoacán que debe considerar Morena y el gobernador de Michoacán.

 

Carlos Herrera Tello, conocido empresario de la construcción, y excandidato a la gubernatura de la Alianza por Michoacán, pero con poca experiencia política, ya que solo ha sido presidente municipal de su natal Zitácuaro, se supone se integraría al partido naranja como delegado nacional de Movimiento Ciudadano en Michoacán. La pregunta que se hacen los políticos es que le ofrece Herrera Tello al partido naranja, e igual que le da Movimiento Ciudadano a Carlos Herrera.

 

Antonio Carreño Sosa, dirigente estatal del partido naranja en el estado, ya no sabe qué hacer para no permitir imposiciones, a la dirigencia nacional de su partido que busca quitarle de facto el control político en Michoacán. El partido naranja, si no hay un grupo fuerte que respalde a Carlos Herrera Tello, seguramente, tiene muy poco que ganar con este empresario, y si puede estar en riesgo el partido naranja de perder la unidad al interior de su partido.

 

Con la reunión de la Comisión de Rectoría de La Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, para definir la convocatoria para recibir las propuestas de quienes aspiran a ocupar la Rectoría que deja el Ingeniero Agrónomo Raúl Cárdenas Navarro, se inicia el procedimiento para que la primera semana de enero del 2023, la Comisión de Rectoría designe al nuevo Rector de la Universidad Michoacana.

 

La conformación de quienes integran la tradicional Comisión de Rectoría es el primer indicador sobre qué grupo en la Universidad Michoacana tiene el mayor control sobre este importante órgano universitario integrado principalmente por Ex Rectores de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Fernando Juárez Aranda, Salvador Galván Infante, Leonel Muñoz Muñoz, Jaime Hernández Díaz y Cuauhtémoc Olmedo Ortiz, forma el grupo de Ex Rectores. El Profesor Decano Jorge Mendoza Álvarez, junto con Evaristo Galeana Figueroa como el director del Consejo Universitario con más antigüedad, así como la estudiante miembro también del Consejo con el más alto promedio, Karla Alejandra Contreras Álvarez, serán quienes designarán al nuevo Rector o Rectora de la UMSNH.

 

Lo siguiente que se tiene que considerar es quien goza de la simpatía del actual Gobernador, ya que su voz seguramente tiene que ser escuchada, si se quiere contar con el apoyo para garantizar los apoyos financieros que se tienen que conseguir para que la Universidad Michoacana camine sin contratiempos. Un Rector que no sabe a quién le debe su nombramiento es alguien que está condenado a andar de la seca a la meca, buscando apoyos sin contar con el respaldo de quien lo puso, como le paso al Ex Rector Medardo Cerna.

 

Así que la Secretaria de Educación, Yarabí Ávila González tiene pocas posibilidades, ya que a quien colocan en el primer lugar de los prospectos es quien menos posibilidades tiene, en virtud de que esa relación y nombramiento sería visto como una imposición del Gobernador Alfredo Ramírez Bedolla, lo cual atenta contra la llamada autonomía universitaria. Otras a veces no se miden con sus declaraciones periodísticas, como se dice sucedió con la Directora de la Facultad de Leyes.

 

Así que se tendrá que pensarse en otros, como el Exsecretario de Educación Egberto Bedolla Becerril, que por su relación con el actual Gobernador y su experiencia universitaria pudiera resultarle conveniente al actual gobernador el contar con su apoyo para ser el próximo rector de la Universidad Michoacana. Lo cierto es que antes de vacaciones ya seguramente se abra designado al nuevo Rector y solo hay que ver quién es el más calladito de todos los prospectos o se va desde antes de vacaciones. Los que están más enterados ya tienen muy claro el panorama.

 

 

Deja un comentario