LA NORMAL RURAL: CIEN AÑOS DE VIDA 1922-2022 Parte III

Dr. Alejandro Pérez de Paz

Plan de Estudios

De acuerdo con Larroyo (1947) las Normales Rurales empezaron sus actividades académicas con un plan de dos años, organizado por semestres y cursos de carácter pedagógico y cultura general. Como parte del plan de estudios los estudiantes normalistas realizaban prácticas agrícolas e industriales por tres horas diarias.

Con este plan se trabaja desde el origen de la Normal (1922) hasta 1933 que surgen las Escuelas Regionales Campesinas, “que tomó a su cargo los estudios normales rurales”. Contextualizando, Cuando la Normal Rural se traslada a Erongarícuaro, asume un nuevo plan de estudios, el de cuatro años, aunque solamente se estudia el último año, lo que corresponde a la ciencia, la pedagogía y su enseñanza.

La Normal Rural trabajó con este plan de estudios el tiempo que duró la Escuela Regional Campesina, siete años aproximadamente, a partir de 1940 la Normal Rural recupera su autonomía. Trabajando con un plan de estudios de cuatro años mejorado y organizado en periodos lectivos.

Es a partir de 1942, que se asume el plan de estudios de seis años, similar al de otras Normales, con la diferencia de que en la Normal Rural se mantiene “la enseñanza agrícola y el aprendizaje de las industrias rurales”. Posteriormente “se uniformaron los planes de estudio de las escuelas normales con la intención de armonizar los programas de educación primaria” tomando como base el plan de estudios de las Normales Urbanas y bajo el control de la Secretaría de Educación Pública y del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). Para la Normal Rural implicó perder parte de las actividades que le daban sentido y significatividad a su quehacer, perdió parte de su esencia, sin contar además con programas compensatorios que la colocaron en el mismo nivel o plano que las Normales Urbanas. A partir de entonces la Normal Rural viene operando en desventaja respecto a las Normales Urbanas.

A finales de la década de los 50s los estudios en la Normal Rural son equivalentes a Bachillerato con la posibilidad de que el egresado pueda optar por la docencia o continuar con estudios universitarios.

En 1969, derivado del congreso nacional de educación normal, realizado en Saltillo, Coahuila, se incrementan los años de estudio después de la secundaria, de tres a cuatro años. Así también, se acuerda separar los estudios de Secundaria de la Normal, afectando con ello, la matrícula de la Normal Rural. Entre otros de los planteamientos que se hacían era demandar el bachillerato como requisito de ingreso a la Normal, planteamiento que no fue aprobado.

Para 1984 los estudios en la Normal Rural se elevan al nivel de licenciatura y como requisito de ingreso el bachillerato pedagógico, en un periodo de transición, estudiantes normalistas hicieron el bachillerato en la misma institución, para luego continuar con la Licenciatura.

Con la firma del Acuerdo de la Modernización de la Educación Básica en 1992 se descentralizan los servicios educativos y pasan a depender de la administración estatal por lo que la Normal Rural queda supeditada a las condiciones y voluntad de las autoridades estatales. Para la Normal Rural implicó restricciones en su matrícula y en la asignación de plazas a sus egresados. A partir de que se utiliza un plan de estudios para todas las normales, la Normal Rural pierde su esencia.

El Comité, La FECSM y las Demandas Estudiantiles

Desde el origen de la Normal Rural, los estudiantes establecieron sus propias formas de organización que les permitiera hacer frente a las situaciones de su tiempo, establecieron formas de autogobierno y como estudiantes demandaban participar en las formas de gobierno de la institución para la toma de decisiones, rechazaban las disciplinas rígidas que generaban conflictos y confrontaciones sociales y políticas.

Durante 15 años aproximadamente estuvieron supeditados a la voluntad de las autoridades educativas y de los directivos de la institución, sus formas de organización y autogobierno les permitieron plantear sus demandas, luchar, resistir y hacer frente a la problemática social, económica y política.

En 1935 se promueve la creación de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM) por el Secretario de Educación Pública Narciso Bassols. La FECSM articula a las diferentes Normales Rurales y unifica el Movimiento Estudiantil, establece demandas comunes y se reconocen como un todo, la lucha de una Normal Rural es la lucha de todas las Normales.

A partir de su creación, las instituciones se reorganizan teniendo una mayor participación los estudiantes en la toma de decisiones, de igual manera, los movimientos estudiantiles alcanzan mayores conquistas en sus demandas.

A partir de la década de los 40s hay un viraje en lo económico, político y social, así como en la educación y la relación con el nuevo gobierno se endurece, se plantea una política de unidad nacional, se reforma el artículo tercero y la educación deja de ser socialista, se plantea el desarrollo económico, se abre la puerta al capital extranjero. La relación con los estudiantes normalistas se vuelve más tirante ya que no solo se enfrentaban a la autoridad educativa sino también a la intervención que tenía el SNTE en la educación.

Las modificaciones al plan de estudios, la pérdida del sentido y esencia de la Normal Rural genera mayor conflicto entre estudiantes y autoridades educativas.

Los estudiantes de la Normal Rural no son ajenos a las luchas y causas del pueblo, así como también a los acontecimientos políticos y sociales. Al respecto fijan su postura de rechazo a la Segunda Guerra Mundial.

En su política de alianzas y de participación, en 1946 están presentes en la toma del Cuartel Madera con Arturo Gamiz. En la década de los 50s los estudiantes fueron solidarios en la lucha de los ferrocarrileros y en la huelga de maestros, así como en las luchas campesinas. Las figuras emblemáticas de Demetrio Vallejo, Valentín Campa y de Othón Salazar se convierten en un referente importante para los estudiantes de la Normal Rural.

 

Para finales de la década se genera un movimiento de solidaridad con la Revolución Cubana, la figura del Che Guevara y su pensamiento político, se convierte en referente importante de las luchas estudiantiles.

El malestar estudiantil estaba a flor de piel y so pretexto de una confrontación entre estudiantes a partir de un juego de futbol americano, se genera todo un movimiento, que en la medida que avanza, se plantean las demandas de los estudiantes y la represión del gobierno de Díaz Ordaz no se hizo esperar, haciendo uso del poder político y militar reprimió, masacró a los estudiantes el 2 de octubre de 1968.

La Normal Rural participe de este movimiento también sufrió los peores estragos en la historia del Normalismo Rural, 15 Normales Rurales fueron cerradas y las convirtieron en Secundarias Técnicas Agropecuarias.

Después del 68 los estudiantes y participantes en el Movimiento, siguieron el camino de las armas, surgió la guerrilla en México. Maestros Rurales que se destacan por su participación en la guerrilla está: Lucio Cabañas Barrientos, Genaro Vázquez Rojas, y en Michoacán, Elpidio González Castro.

El Movimiento del 68 marcó de manera significativa la trayectoria de los estudiantes normalistas rurales. Hasta la fecha los estudiantes se distinguen por su combatividad, por su actitud solidaria y de protesta ante las desigualdades e injusticias sociales.

En actualidad son 16 escuelas las que siguen vigentes, pero con el riesgo y la amenaza del gobierno de desaparecerlas por no convenir a sus intereses.

Deja un comentario