MORELIA Y SUS PROBLEMÁTICAS SOCIOAMBIENTALES SIN PLANEACIÓN TERRITORIAL

Ingeniero Ambiental Alma Itzel Jacobo Escamilla

Panorama Ambiental A.C.

¿Es la ciudad de Morelia capaz de satisfacer la demanda de servicios básicos de manera sustentable de los 849,053 habitantes sin comprometer los recursos naturales existentes?

La expansión urbana sin control ni regulación incrementa la demanda de servicios públicos, el costo que implica satisfacer esta demanda y la insuficiencia de infraestructura adecuada para el desarrollo urbano, incrementa también la desigualdad económica y social, además de ejercer una fuerte presión sobre los recursos naturales ocasiona el rezago de bienestar en las localidades. Esto se agudiza cuando algunas de las zonas urbanas se ubican en terrenos con pendiente pronunciada, con el consecuente alto riesgo de deslizamiento de suelo.

Por ello, existen diversas herramientas de planeación territorial como el Ordenamiento Ecológico Territorial que identifica el uso adecuado del suelo de acuerdo con su vocación natural, mediante la caracterización, diagnóstico y proyección de las actividades productivas y urbanas; los Programas de Desarrollo Urbano del Centro de Población en los municipios, delimitan las zonas adecuadas para el desarrollo urbano y establecen criterios para el uso adecuado de los espacios urbanos.

Dentro de la regionalización administrativa del estado de Michoacán de Ocampo, Morelia es uno de los 13 municipios que conforman la región III Cuitzeo, que de acuerdo al Censo de Población y Vivienda 2020 de INEGI posee una población de 1’173,150 habitantes, lo que la identifica como la región más poblada. La ciudad de Morelia concentra el 72% del total de la población regional.

Morelia, la capital del estado de Michoacán conocida también como la Ciudad de la Cantera Rosa, se caracteriza por su extenso patrimonio cultural y su belleza arquitectónica. Sin embargo, la ciudad ha presentado un acelerado crecimiento urbano desde principios de los años 90´s.

El crecimiento ha superado el límite municipal hacia la región del norte, incorporando a los municipios de Tarímbaro (presenta la tasa de crecimiento más acelerado) y Charo e incluso Álvaro Obregón, formando la Zona Metropolitana de Morelia (ZMM). De acuerdo con el Programa Municipal de Desarrollo (2021-2024) la ciudad de Morelia ocupa el 85 % de la ZMM, seguido de Tarímbaro con el 11%, Charo y Álvaro Obregón tienen el 4.0% con población clasificada como mixta (urbana-rural).

La expansión de la zona urbana se ha desarrollado incluso en áreas de alto valor ambiental como los Cerros El Punhuato y El Quinceo, en zonas forestales y en zonas de recarga de agua como el Manantial La Mintzita, que es una de las fuentes de abastecimiento de agua más importantes de la ciudad.

Algunos de estos asentamientos son irregulares, es decir, se han establecido ilegalmente, lo cual intensifica aún más la desigualdad y rezago social por falta de servicios básicos, seguridad alimentaria, acceso a educación y servicios de salud de calidad, movilidad y transporte, infraestructura y vivienda digna, equipamiento, servicios de agua potable, energía, drenaje, manejo de residuos sólidos, entre otros.

La mayor densidad de población de Morelia se ubica en la zona norte-noreste de la Zona Metropolitana de Morelia, sin embargo, en la periferia de esta, se ubica la mayor densidad poblacional en conjuntos habitacionales como Villas del Pedregal, Villa Magna y Jardín de la Montaña.

Estos conjuntos habitacionales se construyeron sobre flujos de lava que proceden del Cerro El Águila que es una de las áreas más estratégicas para la infiltración y recarga del manto acuífero más importante del municipio de Morelia. El Cerro El Águila representa una montaña de infiltración y que sus flujos de lava que llegan hasta La Mintzita y la unidad habitacional de Manantiales permiten la recarga de un extenso acuífero que inicia a los 5.0 metros y alcanza hasta los 200 metros de profundidad.

Sin embargo, la falta de planeación y el debido cumplimiento del programa de Ordenamiento Ecológico Territorial, coloca en la actualidad en grave riesgo la existencia de agua para la ciudad de Morelia. Más aún, el actual relleno sanitario de Morelia ubicado en la zona de Joyitas. anteriormente un tiradero de basura a cielo abierto. ocasiona la infiltración y lixiviación de sustancias tóxicas como metales pesados, residuos peligrosos de hospitales, talleres mecánicos, laboratorios y otros derivados industriales que han ido contaminando los pozos alineados en la trayectoria de los Itzícuaros hasta la Universidad Latina de América, generando un alto riesgo para la salud en estas localidades.

Es por ello de fundamental importancia que se actualice y se cumpla con el programa de Ordenamiento Ecológico Territorial del Municipio de Morelia, en donde se destaque de manera precisa el valor de los ecosistemas y sus recursos naturales.

Lo anterior, permite valorar en su exacta dimensión los servicios ambientales que ofrecen para la región y generar los mecanismos normativos y de planeación urbana para garantizar la permanencia de este valioso patrimonio ambiental, para implementar, innovar y aplicar ecotecnias en desarrollos habitacionales compatibles, potenciar la economía circular e impulsar la participación social e intersectorial en proyectos estratégicos que garanticen la salud colectiva y el bienestar común de los moreliano.

 

Deja un comentario