¿CIENCIA Y TECNOLOGÍA PARA QUÉ?

Tranquilino González Gómez

A fines del pasado mes de marzo se dio la noticia de la instalación del Comité Consultivo de Ciencia, Tecnología e Innovación de Michoacán. La intención, como lo establece la ley en la materia, es proponer planes, programas y estrategias al Consejo Estatal de Ciencia, Tecnología e Innovación, que preside el Gobernador del Estado, para establecer las políticas públicas que abran de orientar el quehacer de la investigación y  su aplicación, mediante la vinculación de los sectores que participan y son centrales para el desarrollo de Michoacán.

Al Rector de la Universidad Virtual del Estado de Michoacán, David Mendoza Armas, se le dio la encomienda de coordinar esta responsabilidad durante un año, que podrá ser reelecto por dos periodos más, para atender las distintas líneas de trabajo que se tienen en este ámbito. Dejó claro su compromiso de promover la labor científica, la divulgación hacia la población y la motivación para que los niños desde edad temprana se interesen en las actividades de la ciencia y la tecnología, y puedan utilizar su creatividad en el rubro de la innovación.

Por su parte el Instituto de Ciencia, Tecnología e Innovación de Michoacán, con su titular Alejandra Ochoa Zarzosa, ha manifestado su interés por que el Sistema Estatal de Ciencia y Tecnología sea un ente dinámico y operativo que responda a las exigencias actuales. La divulgación científica ha sido otra de sus principales ocupaciones como lo demuestra el reciente convenio firmado con la Universidad Michoacana para que participen los alumnos en este quehacer.

Si bien la parte de crear y formar investigadores de alto nivel en el sector educativo es un eje central, también lo es la atención a las necesidades que tiene el sector productivo y social, para encontrar soluciones a problemas añejos, como lo son los requerimientos de la producción en el campo, y la urgencia de establecer la agroindustria como parte vital para darle un valor agregado a la producción frutícola agrícola y ganadera, entre otras.

La producción de energía eléctrica, al permitir que la planta de infiernillo pueda incrementar su capacidad productiva ya que tenía restringida trabajar a mayor capacidad. No menor es el proyecto de producción de energía eléctrica mediante la energía solar, en tierra caliente, como lo anuncio recientemente Alfredo Ramírez Bedolla. La obtención y captación de agua para uso doméstico. Comercial e industrial.  El tratamiento de las aguas negras, son otro de los grandes problemas a atender. La reforestación y el uso ordenado y racional de los bosques.

Los avances en la ciencia cuando son puestos en uso práctico producen empleos, mejores salarios, mejores cosechas, mejor aprovechamiento de la producción, traerán mejores estándares de vida, y desde luego promoverán la conservación de nuestros limitados recursos naturales.

Morelia podría ser impulsada para que sea una Ciudad de Conocimiento, ya que por su tradición cultural y la cantidad de Instituciones de educación superior con que cuenta, tiene todas las condiciones para ser un centro importante para el desarrollo de la Ciencia y la Tecnología, y el trabajo de la innovación. Eso cambiaría el rumbo que lleva hoy Morelia de ser una Ciudad de los Antros.

Sería muy importante saber que se ha hechos en materia de ciencia, tecnología e innovación desde la creación de la Ley de Desarrollo de Ciencia y Tecnología del Estado de Michoacán del 29 de marzo del 2004, impulsada por la presidenta de la Comisión de Ciencia y Tecnología que presidía la entonces Diputada Lic. Martha Salud Camarena Reyes, con la novedosa participación ciudadana que integró a la A.C. Educación para el Desarrollo Social de Michoacán, para coordinar la Vocalía Consultiva de esta Comisión. Luego se harían las adecuaciones el 7 de febrero de 2012, que es la ley vigente, integrando más de lleno el concepto de innovación. El diagnostico que guarda la Ciencia y Tecnología será una buena herramienta para darnos cuenta del estado que guarda y las expectativas a futuro.

Deja un comentario